Lun-Sab: 08:00 - 20:00

Servicio Urgente

Instaladores Autorizados

N Registro 48/26090

Llame hoy al 94 612 7270

Avenida Zumalakarregui 115 48007 Bilbao

La elección de calderas en Bilbao

Lo has decidido. Ha llegado el momento de jubilar a tu vieja caldera. Y haces bien ya que se calcula que un 65% de las instalaciones de calderas en Bilbao y en el resto de España son ineficientes energéticamente, lo que supone un desperdicio de energía, una factura más abultada y más emisiones de CO2 para el medio ambiente. 

Además, si tu caldera pertenece a las del tipo atmosférico, aquellas que cogen el oxígeno para la combustión de la misma habitación donde se encuentran instaladas y lo lanzan al exterior, debes saber que están prohibidas desde 2010 para su venta e instalación. En otras palabras, que se han dado pasos para que, poco a poco, vayan desapareciendo de nuestros hogares.

Ahora que has dado el paso hacia la adquisición de una nueva caldera viene lo más complicado: decidir cuál es la ideal para tu hogar. No es necesario que te recorras todas las webs de instaladores de calderas en Bilbao, ya que para ayudarte, hemos escrito este artículo sobre lo que debes tener en cuenta a la hora de elegir tu nueva caldera.

Cosas a tener en cuenta a la hora de elegir tu caldera

¿Para qué vas a usar tu caldera?

Caldera para calefacción

Solo genera agua caliente para el circuito de calefacción.

Caldera mixta instantánea

Calienta el agua tanto para el circuito de calefacción como para el de ACS (agua caliente sanitaria). El agua se calienta al momento en función de la demanda, aunque algunos modelos incorporan micro acumulación, esto es un pequeño depósito de entre 3-5 litros de agua precalentada. Esta es la que se suministra primero, con lo que se minimiza la espera y se ahorra agua.

Caldera mixta con acumulación

Incorpora un acumulador (existen diferentes capacidades dependiendo del modelo) que mantiene el agua caliente a una temperatura constante. Es la más indicada en viviendas con gran demanda de ACS.

Características de tu vivienda

Teniendo claro para qué vas a utilizar tu nueva caldera, ahora debes tener en cuenta los metros cuadrados de tu vivienda, el número de cuartos de baño, y también de aseos si estos disponen de ducha; y si tu caldera va a encargarse también de la calefacción de tu hogar, es importante que consideres lo bien (o mal) aislada que está tu casa y en qué zona climática se encuentra, ya que eso va a influir notablemente en la potencia que vas a necesitar para tu nueva caldera.

Además de todo lo anterior, también es interesante que valores el estilo de vida que llevas y qué previsiones tienes para los próximos años. No es lo mismo vivir solo en un apartamento con puertas y ventanas perfectamente aisladas en el centro de Bilbao, que hacerlo en un enorme y antiguo piso toda una familia de 5 personas. Probablemente lo único que tengan en común es que la mayoría de las calderas en Bilbao, como en casi todos los entornos urbanos, son de gas, ya que es un buen modo de aprovechar el gas natural. Pero nada más.

Potencia de la caldera

Teniendo en cuenta todas las variables anteriores, lo ideal es dejarse aconsejar por un experto de tu zona. Sin embargo, se establece como estándar 115W por m2 de vivienda. Para calcular el número de watios  de potencia que necesitas, debes multiplicar los m2 útiles de tu vivienda por este factor de potencia.

En viviendas lo más común que se suele utilizar es:

20kW: es la potencia mínima, limitada inferiormente por la capacidad de suministrar agua caliente sanitaria de manera confortable. Las marcas generalistas no suministran por debajo de esta potencia.

23-25kW: es la más común y suele ser suficiente en la mayoría de viviendas.

28-30kW: es la potencia recomendada para casas grandes en zonas frías o muy frías..

33-35kW: es la potencia para residencias muy grandes en lugares muy fríos.

40-45kW: es una potencia muy elevada y se recomienda solo en residencias muy grandes, en lugares de frío extremo o que no dispongan de un buen aislamiento. Aún así, es poco común en viviendas.

Tipos de calderas de gas

Nos centramos en este artículo en las calderas de gas ya que, como hemos dicho, son las más comunes en entornos urbanos. Eso es así ya que en la mayor parte de los núcleos urbanos se dispone actualmente de acceso a gas natural, que es una energía limpia, segura y barata, por lo que siempre suele ser la opción más recomendable. 

Los instaladores de calderas en Bilbao, Madrid, Barcelona, Valencia… y en general, en la mayoría de grandes ciudades, podrán aconsejarte sobre los pasos que debes dar si en tu edificio todavía no contáis con gas natural. De igual modo, las calderas de gas butano son otra opción a tener en cuenta, aunque es importante tener siempre una bombona de recambio si no queremos quedarnos sin agua caliente.

Calderas atmosféricas

Ya hemos hablado de ellas, y están prohibidas. Así que solo lo recordamos.

Calderas de tiro forzado

Son como las atmosféricas, aunque llevan un ventilador para la evacuación de gases.  

Calderas estancas

La combustión se realiza en una cámara cerrada herméticamente. Se evacúa mediante ventilador, por lo que son mucho más seguras.

Calderas Bajo NOx

Como las estancas, pero gastan menos combustible y contaminan menos.    

Calderas de condensación

Son las únicas que se permiten en nuevas construcciones, ya que son las de mayor eficiencia energética. La técnica de condensación fuerza que los gases de combustión se condensen. De este modo se aprovecha la energía del vapor de agua y se convierte en calor.

Aerotermia: La climatización del futuro, hoy

Pero si lo que estás buscando es un sistema de climatización sostenible, eficiente, renovable, que funcione sin gas, de fácil mantenimiento, sin combustión y con muy bajo consumo energético; debes saber que existe una tecnología así: la aerotermia.

Es limpia, extrae gratuitamente hasta un 77% de la energía energía ambiental contenida en la temperatura del aire y la transfiere a la habitación o al agua corriente. Esto lo logra mediante un ciclo termodinámico que utiliza un gas refrigerante comprimido a muy baja temperatura que consigue extraer calor del aire exterior.

Te estarás preguntando cuál es el inconveniente. Probablemente el precio, aunque tal vez si echas cuentas los beneficios superen con creces este pequeño obstáculo ¿Te gustaría saber más?

 

— 1 Comment —

Dejar una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.